“El proyecto inició en una clase de escritura de guión. Yo soy docente de Artes Audiovisuales y en esa clase, que yo dicto en sexto semestre, una estudiante llamada Laura Cárdenas, escribió una historia sobre una niña que quería verse con su papá y vivía en ciudad norte. Y que el papá no acudía a la cita”, así comenzó esta aventura de Luis José Galvis Díaz y un equipo conformado por docentes y estudiantes de la UNAB, y habitantes del barrio Los Colorados para convertir esta historia en un cortometraje.

Al finalizar el guión, durante año y medio, lo enviaron a convocatorias, pero no lograban quedar en ninguna. La perseverancia del equipo rindió frutos cuando el Instituto Municipal de Cultura y Turismo de Bucaramanga, abrió la convocatoria Bucaramanga cree en tu talento y ganaron una de las categorías.

La idea principal del cortometraje, era poder grabar con actores no profesionales, gente que nunca había actuado pero que tiene un perfil natural y real. Por dos días hicieron casting en el barrio Los Colorados, para encontrar a los tres protagonistas de la historia.

Por medio de este proyecto, pudieron integrar a la comunidad. Los jóvenes del barrio apoyaron al Departamento de producción de arte. “Fue como un acercamiento que se está convirtiendo en algo más grande, pero esa es la idea, que el arte transforme las relaciones de los artistas con las comunidades, que las comunidades encuentren otras posibilidades, distintas a las de la vida diaria para expresarse”, contó Galvis Díaz.

El cine y la televisión colombiana han mostrado que la gente de los barrios populares y vulnerables, tienden a ser gente desahuciada. Son imaginarios que se han creado, pero Galvis Díaz explica, que con esta historia entendió “que pasan muchas cosas complicadas, pero también son niñas comunes y corrientes, con ilusiones e inocencia”.

Este trabajo, realizado con el apoyo de docentes y estudiantes de la UNAB, evidencia la capacidad que tiene el arte de transformar, enfocándose en el estigma que tienen sobre los jóvenes que viven en esos barrios “que todos son malandros, las chicas son malas y, por el contrario, son jóvenes muy comunes y corrientes que necesitan una oportunidad. Por medio del arte, queremos que ellos tengan una perspectiva diferente e interesante de la vida en Bucaramanga”, señaló Luis José.

Desde el aula de clase, los profesores del programa de Artes Audiovisuales, a través del ejemplo, les enseñan a los futuros profesionales que son generadores de historias, que tienen un compromiso artístico, y con tenacidad y perseverancia deben buscar la manera de hacer que la historia suceda, “lo que queremos que ellos entiendan, que la verdadera riqueza esta es acá, que este lugar apenas está empezando a narrarse”.

Tabla Técnica

Fecha 
Nov 13, 2018
Tipo 
Noticia